viernes, 23 de noviembre de 2007

Existo

Aquella mañana salió fuera, llenándosele los pulmones con aquel mismo aire contaminado que siempre había respirado. Caminó entre las calles que viéronle crecer sin un rumbo cierto, chocando con la gente que caminaba en contra de él. Todos sumidos en sus propios problemas, gente irritada que nunca llegó a percatarse de su presencia.
Cuando llegó donde sus pies habíanle llevado, respiró hondo, no pudiendo evitar el toser. [...] Entonces... vio a todos, mas nadie notólo sólo hasta cuando su cuerpo estrellóse con el asfalto y la sangre huyó de su ser...
Por fin el mundo supo de su existencia…

domingo, 21 de octubre de 2007

GOTH

¿No les ha ocurrido que justo cuando encuentran un libro que les resulta completamente llamativo, llegando a pensar en dar la vida para adquirirlo y sumirse en su lectura, se enteran de que éste no ha sido publicado por ninguna casa editorial en nuestra lengua vernácula? Justamente eso me ha sucedido a mí.

Para mi cumpleaños -que por demás fue hace unos meses- mi polola -Hotaru o Saya, según ustedes quieran llamarle- me regalo un manga de tomo único titulado GOTH. Ciertamente este título y la negra portada vienen a ser de por sí llamativos para alguien que gusta de leer relatos y novelas de vampiros, magia negra y todo aquello que tenga que ver con lo fantaseoso que se pueda explotar del ocultismo.


Debo admitir que la primera impresión no fue sólo eso. A medida que iba avanzando en la lectura la historia se hacía más absorbente. Los macabros asesinatos en que Kamiyama y Morino se ven misteriosmanente envueltos nos atrapan y no nos liberan hasta que terminamos de recorrer las 220 páginas ilustradas por los espectaculares dibujos de Kendi Oiwa.

Tras el inesperado desenlace, se nos presenta un Epílogo escrito por el guionista del comic, Otsuichi, donde se nos da a conocer como una gratificante sorpresa -por lo menos para mí así lo fue- el origen de este manga como una adaptación de la novela GOTH, El Caso de las Muñecas Cortadas, cuya autoría pertenece a quien nos escribe. Pero las sorpresas no terminan ahí, sino que se cuantifican al leer las últimas palabras de este Epílogo: "a quienes no les haya gustado el manga, la novela tiene más historias y otras sorpresas". El efecto de éstas fue evidente, por un lado, el comic me había gustado y, por otro, quería seguir leyendo las historias que Otsuichi había escrito.

Por esto, intenté dar con la novela en internet, para saber si alguna editorial de habla hispana la había publicado. Mas, el sentimiento de decepción no tardó en invadirme al darme cuenta de que ni siquiera en inglés se hallaba editada. Lamentablemente, la única manera de adquirirla era en japonés y la única manera de leerla era aprendiendo este idioma...

¡En fin! Por el momento tendré que conformarme con releer hasta el cansancio -si eso es posible- el comic y asombrame una y otra vez con los dibujos de Oiwa y el guión de Otsuichi y sólo quizá alguna vez en la vida pueda hacerme con la novela en sí, ya sea porque alguna casa editorial se arriesgue a publicarla -bueno, si he encontrado en librerías La Tumba de Luciérnagas, existe una pequeña posibilidad- o, tal vez, alguna vez aprenda japonés.

"En realidad, yo no pensaba escribir sobre mentes enfermas; ni siquiera me apetecía escribir una historia de homicidas. Mi única intención era la de entretener al lector con una novela. Y para conseguirlo, era preciso empezar con un caso que demostrase la brutalidad de este mostruo, el enemigo, un caso que plasmase la locura del personaje con la claridad suficiente como para absorber al lector. De verdad que no era mi intención relatar asesinatos tan abominables".

(Otsuichi)

martes, 25 de septiembre de 2007

Entrevista a Eva Gómez

Aunque ya casi ha pasado un mes desde la publicación de una entrevista que se realizó a Eva Gómez en el diario Las Últimas Noticias acerca de las tribus urbanas (donde se habla de los "Visuals"), me gustaría compartir con ustedes una carta que envíe al Director del dirario vía correo electrónico inmediatamente después de leer aquel artículo.

(Haz click para agrandar y leer la entrevista)




Estimado Señor Director:


Con respecto a la entrevista aparecida en las páginas de su diario el día Domingo 26 de agosto titulado: Eva Gómez: "Tengo clarísimo quién es pokémon o emo", quisiera manifestar mi molestia por lo que han publicado. Si bien es cierto que no los puedo culpar por las declaraciones que su entrevistada a prestado, me parece una falta de profesionalismo que su periodista (Karla Henríquez) publique cosas sin antes investigar su veracidad, a la vez que deja entrever su ignorancia tanto que en Japón se habla Chino Mandarín, como pensar que los nombrados pokemones tienen alguna vaga relación con la cultura asiática.

Aún cuando yo no me considero perteneciente a alguna tribu urbana, siendo que escucho música visual y veo animación japonesa, creo que hablo en nombre de muchos cuando digo que es una falta de respeto confundir a un Visual Kei Fan (sea que escuche Eroguro, Angura, Kotekote, Nagoya, Neo-Visual u Oshare) con un Emo. Créanme que a nadie le gustaría ser confundido con uno.

También me llama la atención su “Guía para padres”, donde a un tal Vito Martínez catalogan como “verdadero experto en nuevas tribus urbanas”, pues si es así entonces cualquiera podría ser calificado de esa manera. ¿Que los Visual Kei Fans escuchan L’arc~en~Ciel? ¡Por favor! Aún cuando este grupo tuvo un inicio como banda visual, ahora no son más que un grupo de J-Pop/Rock. Si quieren un grupo que los identifique tan sólo escriban en cualquier buscador de internet las palabras “Visual Kei” y encontrarán miles de acertados ejemplos (como puede ser dir en grey, Malice Mizer, Phantasmagoria, The GazettE, Velvet Eden, Antic Cafe, etc.) ¿Que los Visual Kei Fans se encuentran relacionados con el animé y poseen look de alguno de estos personajes? En primer lugar, aunque ambas tendencias provengan de Japón no significa que se encuentren relacionadas; hay mucha gente que escucha música visual pero no le gusta el animé e incluso odian a los otakus, como también hay mucha gente que le gusta el animé (pues ojo que no toda persona que vea animación japonesa se considera Otaku, ya que este termino puede ser tomado muchas veces como un verdadero insulto al igual como sucede en Japón), pero no les gusta la música nipona. En segundo lugar, me pregunto donde habrá mirado el Sr. Vito Martínez para afirmar que parecen personajes de animé, quizá se metió en una competencia de Cosplay (es decir, disfrazarse de algún personaje de una serie y caracterizarlo).


Tal vez lo único que agradezco es que no hayan cometido tan grande error, como suele suceder, de confundir a los Visual Kei Fans con Góticos, que eso es lo peor que puede pasar para ambas tribus urbanas (aunque puede darse el caso que alguien escuche ambos tipos de música). Por lo demás, tan sólo espero que para otra oportunidad, si quieren publicar algo así, refiriéndose a alguna Tribu Urbana, entrevisten a gente que realmente conozca sobre el tema, pues, hasta donde yo sé, en los Medios de Comunicación no existe nadie.


PD: Les adjunto la versión editada de Las Últimas Noticias que apareció el día 1 de Septiembre de 2007, para que comparen:



(Haz click para agrandar y leer la carta)

lunes, 24 de septiembre de 2007

EL PADRE (Olegario Lazo Baeza)

Un viejecito de barba blanca y larga, bigotes enrubiecidos por la nicotina, manta lacre, zapatos de taco alto, sombrero de pita y un canasto al brazo, se acercaba, se alejaba y volvía tímidamente a la puerta del cuartel. Quiso interrogar al centinela, pero el soldado le cortó la palabra en la boca con el grito: -¡Cabo guardia! El suboficial apareció de un salto en la puerta, como si hubiera estado en acecho. Interrogado con la vista y con un movimiento de la cabeza hacia arriba, el desconocido habló: -¿Estará mi hijo? El cabo soltó la risa. El centinela permaneció impasible, frío como una estatua de sal. -El regimiento tiene trescientos hijos; falta saber el nombre del suyo -repuso el suboficial. -Manuel... Manuel Zapata, señor. El cabo arrugó la frente, y repitió, registrando su memoria. -¿Manuel Zapata?... ¿Manuel Zapata?... Y con tono seguro: -No conozco ningún soldado de ese nombre. El paisano se irguió orgulloso sobre las gruesas suelas de sus zapatos, y sonriendo irónicamente: -¡Pero si no es soldado! Mi hijo es oficial de línea... El trompeta, que desde el cuerpo de guardia ola la conversación, se acercó, codeó al cabo, diciéndole por lo bajo: -Es el "nuevo"; el recién salido de la Escuela. -¡Diablos! El que nos "palabrea" tanto... El cabo envolvió al hombre en una mirada investigadora, y como lo encontró pobre, no se atrevió a invitarlo al casino de oficiales. Lo hizo pasar al cuerpo de guardia. El viejecito se sentó sobre un banco de madera y dejó su canasto al lado, al alcance de su mano. Los soldados se acercaron, dirigiendo miradas curiosas al campesino e interesadas al canasto. Un canasto chico, cubierto con un pedazo de saco. Por debajo de la tapa de lona empezó a picotear primero, y a asomar la cabeza después, una gallina de cresta roja y pico negro, abierto por el calor. Al verla, los soldados palmotearon y gritaron como niños: -¡Cazuela! ¡Cazuela! El paisano, nervioso con la idea de ver a su hijo agitado con la vista de tantas armas, reía sin motivo lanzaba atropelladamente sus pensamientos: -¡Ja, ja, ja!... Sí. Cazuela..., pero para mi niño. Y con su cara sombreada por una ráfaga de pesa agregó: ¡Cinco años sin verlo!... Más alegre, rascándose detrás de la oreja: -No quería venirse a este pueblo. Mi patrón lo hizo militar. ¡ja, ja, ja!..."Uno de guardia", pesado y tieso por la bandolera, el cinturón y el sable, fue a llamar al teniente. Estaba en el picadero, frente a las tropas en descanso, entre un grupo de oficiales. Era chico, moreno, grueso, de vulgar aspecto. El soldado se cuadró, levantando tierra con sus pies al juntar los tacos de sus botas, y dijo: -Lo buscan..., mi teniente. No sé por qué fenómeno del pensamiento, la escogida figura de su padre relampagueó en su mente... Alzó la cabeza y habló fuerte, con tono despectivo, de modo que oyeran sus camaradas: -En este pueblo... no conozco a nadie... El soldado dio detalles no pedidos: -Es un hombrecito arrugado, con manta... Viene de lejos. Trae un canastito... Rojo, mareado por el orgullo, llevó la mano a la visera: -Está bien... ¡Retírese! La malicia brilló en la cara de los oficiales. Miraron a Zapata... Y como éste no pudo soportar el peso de tantos ojos interrogativos, bajó la cabeza, tosió, encendió un cigarro y empezó a rayar el suelo con la contera de su sable. A los cinco minutos, vino otro de guardia. Un conscripto muy sencillo, muy recluta, que parecía caricatura de la posición de firmes. A cuatro pasos de distancia le gritó, aleteando con los brazos como un pollo: -¡Lo buscan, mi teniente! Un hombrecito del campo... Dice que es el padre de su mercé... Sin corregir la falta de tratamiento del subalterno, arrojó el cigarro, lo pisó con furia y repuso:
-¡Váyase! Ya voy. Y para no entrar en explicaciones, se fue a las pesebreras. El oficial de guardia, molesto con la insistencia del viejo, insistencia que el sargento le anunciaba cada cinco minutos, fue a ver a Zapata. Mientras tanto, el pobre padre, a quien los años hablan tornado el corazón de hombre en el de niño, cada vez más nervioso, quedó con el oído atento. Al menor ruido, miraba hacia afuera y estiraba el cuello, arrugado y rojo como cuello de pavo. Todo paso lo hacia temblar de emoción, creyendo que su hijo venía a abrazarlo, a contarle su nueva vida, a mostrarle sus armas, sus arreos, sus caballos... El oficial de guardia encontró a Zapata, simulando inspeccionar las caballerizas. Le dijo, secamente, sin preámbulos... -Te buscan... Dicen que es tu padre. Zapata, desviando la mirada, no contestó. -Está en el cuerpo de guardia ... No quiere moverse... Zapata golpeó el suelo con el pie, se mordió los labios con furia y fue allá. Al entrar, un soldado gritó: -¡Atenciooón! La tropa se levantó rápida como un resorte. Y la sala se llenó con ruido de sables, movimientos de pies y golpes de taco. El viejecito, deslumbrado con los honores que le hacían a su hijo, sin acordarse del canasto y de la gallina, con los brazos extendidos, salió a su encuentro. Sonreía con su cara de piel quebrada como corteza de árbol viejo. Temblando de placer; gritó: -¡Mañungo! ¡Mañunguito!... El oficial lo saludó fríamente. Al campesino se le cayeron los brazos. Le palpitaron los músculos de la cara. El teniente lo sacó con disimulo del cuartel. En la calle le sopló al oído: -¡Qué ocurrencia la suya!... ¡Venir a verme!... Tengo servicio... No puedo salir. Y se entró bruscamente. El campesino volvió a la guardia, desconcertado, tembloroso. Hizo un esfuerzo, sacó la gallina del canasto y se la dio al sargento. -Tome: para ustedes, para ustedes solos. Dijo adiós y se fue arrastrando los pies, pesados por el desengaño. Pero desde la puerta se volvió para agregar, con lágrimas en los ojos: -Al niño le gusta mucho la pechuga. ¡Delen un pedacito!...

miércoles, 12 de septiembre de 2007

Espera

Sonriendo, con presteza abrió sus ojos, recorrió luego con la mirada su hogar y observó aquellos mismos polvorientos muebles. Finalmente detúvola en aquella vacía mesa que tan sólo ella ocupaba. Aún estaba sola.

Después de todo nada ha cambiado, fue el pensamiento que su mente inundó antes de depositar en la mesa aquel plato de sopa que llevaba entre sus manos. Entonces, como siempre, sentóse y sorbió la primera cucharada de su amargura.

domingo, 19 de agosto de 2007

Instinto


Cuando piérdese el ocaso en el horizonte
y la silenciosa Nix a Uranos con su manto cubre,
tus ojos cubiertos de una cegadora maldad, que hace notar lo perdido de tu ser, ábrense.
En el ambiente el suculento olor de aquél brebaje carmesí sientes,
el cual llámate, susurrando a los cuatro vientos tu maldito nombre…


Te pierdes
y sólo escuchas nuevamente aquel ensordecedor grito que tu paz intenta perturbar implorando a la soledad que su inexistente brazo le extienda;
pero ya es tarde…
Su aliento extínguese cual llama con un simple soplido,
entonces la calma retorna y sólo en el entorno divísase un cadáver en su propia agonía sumergido…
Su cuerpo llorando sangre es la irrefutable marca de que la oscuridad es tu pertenencia
y tu eterno y solitario camino…

martes, 10 de julio de 2007

Monólogo de Plutón

Plutón: — Son eones y eones los que han pasado desde que esta tenebrosa oscuridad, del subterráneo mundo inherente, acogióme. Siendo una decisión mía el en este lugar morar. Siendo mi decisión el de los banales goces y juergas, que a los demás olímpicos dioses distraen, alejarme. —Risa irónica— Diferente hállome, con mejores cosas que hacer que mujeres andar correteando en busca de placer. Por eones y eones el destino de los humanas almas en mis propias manos ha estado, siendo YO quien aquí en mi hogar, mi dominio, acójalos. [Dirigiéndose al público] Así que, escúchenme bien ustedes aquí presentes, cuando caigan sus cuerpos, su mente duerma y libérese su ánima, si bien es cierto que en mis vastas tierras sin prejuicios acogerélos, con tanta facilidad no motiven en su ser la etérea felicidad, ya que morando aquí no interesaráme si las hermosas infernales divinidades corromperlos intentan, dame igual, pues no me importa… Por sobretodo recuerden que PLUTÓN soy yo, amo y señor del subterráneo mundo, soy un malévolo ser y de frío corazón… [Pausa.] [Se sienta y reflexiona.] ¿Frío he dicho…? ¿A quién intento engañar? Quizá no es en realidad mi corazón tan frío como en un tiempo llegué a suponer o, tal vez, no exista alguno que pos siempre helado pueda prevalecer… cualquiera derrítese ante la llama del infante Cupido. ¡Hasta yo caí en sus juegos! El amor cegóme a tal punto que atrevíme a raptar de los brazos de la milenaria Tierra a mi consorte, a mi reina, la dueña de mi dominio, mi Proserpina… [Se vuelve a incorporar] Durante eones y eones mi ser ha existido y junto a mi Proserpina he reinado éste, mi mundo. He gobernado a cuanta horrenda y quejumbrosa criatura infernal que aquí vive y las almas de los humanos, en especial de aquéllos que me rendían tributo y me idolatraban, he recibido. Eones y eones han pasado y … [Pausa.][Melancólico] …todo cuanto ser existe ha olvidádome. Las épocas han cambiado, ahora todo es diferente. [Exaltado] ¡Siéntome como devorado por el Tiempo por segunda vez! [Reflexivo] Ya nadie me recuerda, nadie me invoca ni respeta… [Irónico]Jum— Si ni siquiera estos insípidos seres son capaces de respetar sus propias vidas. Sus formas de vivir, pensar, actuar han cambiado y yo, para adecuarme a estos tiempos, he tenido que cambiar mi atuendo, dejar atrás mis exquisitas túnicas, ya que con ellas puestas ninguna de las nuevas almas de estos rebeldes jóvenes respetábanme… [Exaltado] ¡Se mofaban de mí! ¡Y aunque yo amenazábamos con el más cruento castigo seguíanse riendo, tratándome como a un vulgar orate! [Afligido] Y eso a mí me dolía… [Vuélvese a sentar y reflexiona.] Pienso y recuerdo aquellos tiempos en que temido y respetado era. Era la maldad absoluta. [Con tono afligido] Ahora el respeto se ha perdido y el que teme soy yo… Por el futuro de este mundo y por mi propia existencia temo. Pero no soy el único que alberga en su interior este miedo, todos los demás dioses olvidados por la mente humana también temen por las suyas. [Caótico] ¡Tememos a los hombres! [Pausa] [Cálmase] Qué irónico, dioses temiendo a su rebaño. Los humanos cada vez son más malos, ¡incluso más que mí!, y eso me aterra… [Pausa.] Guerras, nación contra nación, fuerzas nunca imaginables enfréntanse arrasando con todo, incluso con la misma inocencia… El heroísmo de antaño ha perdídose y el orgullo humano se ha quebrantado. [Siéntase en el suelo] [Con tono dramático] Eones y eones pasarán y la destructiva fuerza del hombre aumentará y con esto mi temor crecerá. Temo que algún día los hombres llenos de maldad y de inocente sangre cubiertos destiérrenme de éste, mi reino y me quiten todo lo que poseo, todo lo que deseo, como a mi amada Proserpina. Eones y eones pasarán y el hombre por su propia culpa extinguiráse… [Con tono melancólico]
Quando superaddens Sol flammam suam extinguat, vetusta Nox firmamentum regnet et pulchra ignea Luna collustret. Quando Iovis regnum sanguineas lacrimas fundat, Neptuni dominatio omnino evanescat et Ceres sine consolatione se tabescat; ut ab initio et ad perpetuum, Caos universum regnabit... FINIS ERIT, NIHIL PERVIVET... [Traducción]

lunes, 2 de julio de 2007

Cerdito Visual

En esta oportunidad no les traigo ningún escrito, pero les dejo un dibujo que hice hoy.
Aun no lo subo a la página porque no lo he bautizado -pobre, no tiene identidad-. Como pueden ver es un cerdito visual

Sí, tienen razón, el traje que tiene puesto es el que ucupa Ruki de the GazettE en el video COCROACH.

viernes, 15 de junio de 2007

Consejos para la lectura cuidadosa...

Estudiando para una asignatura de mi carrera (Castellano y Comunicación), en uno de los textos enontré estas reglas -consejos más que reglas, diría yo- que me parecieron entretendios y, en cierto modo, diferentes. Por esto, aquí se los posteo:



1. No intentes leer cuando tienes hambre, pues vas a estar pensando en comer y no en, por ejemplo, el análisis de los estados financieros que estás tratando de entender.


2. No intentes leer cuando tienes sueño. No seas cruel con tu propio cuerpo. Deja que repose si está pidiendo descanso.


3. Si estás preocupado no intentes leer un material que requiere un gran esfuerzo mental para comprenderlo. Si te gusta la lectura tal vez te convenga leer algo ligero que te ayude a distraerte de tu preocupación. Pero si, por lo general, te distraes en otra forma, sería mejor desempeñar aquella actividad que te distraiga, sea ésta algún deporte, una conversación con un amigo, una película, etc. En general se debe hacer un esfuerzo por no preocuparse, pues la preocupación gasta energía. Tal gasto de energía es negativo y podría conducir a la enfermedad mental. También esta preocupación es inútil y acapara la energía que se podría gastar en una forma productiva.


4. No intentes seguir leyendo cuando notes que ha disminuido tu interés por la lectura. Las personas difieren ensu capacidad de concentración; unas no pueden concentrarse por más de quince minutos, otras media hora o una hora, y están aquellas que se concentran cinco horas o más. Para aprovechar al máximo tu tiempo y enería es preferible cambiar de actividad o de lectura cuando notas que estás cansado de leer determinado material. Cambiar de actividad no quiere decir necesariamente ir al cine, aunque si consideras necesario tal descanso, te lo debes permitir.


[...] Cambiar de actividad de investigación a otra relacionada con el mismo asunto, pero que requiere menos esfuerzo mental, le permite al investigador adelantar en su trabajo aprovechando al máximo su tiempo y energía.


5. Identifica tus horas de preferencia para la lectura. Tal vez son las matinales, esto es, acuando acabas de levantarte y tu cerebro se encuentra descansado; o pueden ser las de la noche, cuando tus vecinos, hijos o amigos están dormidos y el silencio te permite la concentración. Tu estilo de vida y las responsabilidades que tengas determinan, en gran parte, el mejor periodo del día para dedicarte a la lectura.


6. Identifica el lugar o lugares de preferencia para la lectura. Tal vez es la biblioteca, tu oficina, tu casa, un parque, una discoteca, etc. Tu personalidad y experiencia pasada en el estudio determinan en gran parte dónde puedes concentrate mejor. Es importante considerar que tienes el poder de crear o seleccionar el ambiente que necesitas para leer.




McEntee, H. (1997). Comunicación oral para el liderazgo en el mundo moderno [pp. 535-536]. México: McGraw-Hill Interamericana.


* Las cursivas son mías


viernes, 25 de mayo de 2007

Primeras palabras...

Antes de iniciar con el pretexto que sustenta la creación de este espacio, resulta necesario que me presente como es debido: Mi pseudónimo es Dark Yashiro y este Blog ha nacido como una extensión de mi actual página denominada ~Dark Usagi~. El correo de contacto es xbeltenebrosx@hotmail.com. ¿Qué cosas podrás encontrar en él? Básicamente escritos que yo he elaborado y que he decidido "publicar" (entre comillas, pues paréceme un poco ostentoso el vocablo) para compartirlos con todos aquellos que les interese leer. Como ya adelanté un poco, este Blog ha sido creado como reemplazo de una sección que yo poseía en mi página web, pues me parece mucho más fácil y práctico subir mis escritos de esta manera. (Los que habrán alcanzado a visitar la sección escritos de mi página, se habrán dado cuenta que lo que subía eran capturas de los textos en word). Antes de que aparezca el primer texto con que inauguraré este sitio -que un poco justifica el nombre del Blog-, me gustaría dejar en claro que nunca me he considerado a mí mismo como un escritor, pues sé que eso son palabras mayores, sino como un simple aficionado a la escritura literaria que tan sólo busca el aprovechamiento de este espacio como un lugar donde los posibles lectores se atrevan a criticar constructivamente los escritos que llegue a exponer. Para finalizar estas primeras palabras, apunto esta breve cita de la novela caballeresca Amadís de Gaula, libro del cual extraje el nombre BELTENEBROS:
"-Os quiero poner un nombre conforme con vuestra
persona y con la angustia en que estáis. Y como
vuestra vida está en gran amargura y en tinieblas,
quiero que os llaméis Beltenebros."
(Amadís de Gaula, II, cap. IV.)