martes, 2 de noviembre de 2010

Esa oscuridad sobre nosotros - VI



VI





Han pasado unos cuantos días desde que ocurrió todo aquello. La verdad es que nada ha cambiado y verdaderamente he perdido a la única amiga que al parecer he tenido. ¿Será algo justo? ¿Yo misma me lo habré buscado? ¿Acaso es malo querer saber lo mismo que los demás parecen ya conocer? … ¿Seré la única que lo desconoce o habrá otros que también ansían saber la verdad?
Es realmente extraño… demasiado diría yo. ¿En qué momento? ¿Cuándo supieron todo esto y por qué yo lo desconozco? ¿Qué me habré perdido? ¿Dónde estaba? ¿Qué estaba haciendo en ese momento que no me enteré? En mi cabeza… todo parece estar en orden…
¿Estaré durmiendo? ¿Será este un sueño que se ha prolongado por demasiado tiempo? ¡¿Acaso estoy atrapada en él?! ¡Una pesadilla! ¡Una eterna pesadilla! ¡Me gustaría despertar! ¡Volver a ver la realidad que me está siendo privada! ¡Que alguien me despierte! ¡Que alguien me ayude! ¡Un vaso de agua! ¡Un pellizco! ¡Cualquier cosa! Si alguien… si tan solo alguien pudiera escuchar mi voz… ¡Si alguien… si tan solo alguien pudiera percibir mi pensamiento y comprender mi desesperación!
¿Y si siempre ha sido así y nunca ha existido aquella luz que me empecino en hallar? ¡No! No, debo volver a cuestionarme aquello… yo sé que lo que estoy buscando es real, mis recuerdos me lo dicen… mis vagos recuerdos me lo señalan… aquellas borrosas memorias son suficiente prueba para mí… ¡Me niego a creer que la oscuridad es, ha sido y será eterna! La vida no puede ser tan sombría y deprimente… ¡eso no puede ser así! Porque los días alegres existen, ¿no es cierto? Días en que podamos disfrutar de la belleza de la naturaleza mientras caminamos bajo la luz natural… ¡Aquello no debe ser un espejismo! ¡No puede ser una simple fantasía mía! ¡Es imposible! ¡Yo no puedo estar creando un mundo así, solo para aferrarme a una realidad que me ayude a negar lo que estoy viviendo! ¡No! ¡El problema no soy yo! ¡Es…! … el mundo ¡Sí, ese es el problema! Todos me han dado la espalda y no me quieren hacer partícipe de su secreto, de aquella verdad que guardan con tanto recelo. ¿Por qué? ¿Qué hice? ¿No estoy capacitada para conocer la verdad que apagó la luz del día? ¿Por qué? ¿Soy diferente? ¿Qué problema hay en mí que no puedo enterar de aquello? ¿Qué tienen los demás que no tenga yo para unirme al conocimiento de esta fatalidad? ¿Qué sucede? ¿El mundo me está rechazando? ¿Será porque no estoy de acuerdo…? ¡No puede ser! ¡Eso me parece demasiado inverosímil! Ya que, si así fuera, sería como pensar que ha sido el propio hombre el que se ha condenado a vivir entre las sombras y eso… no puede ser cierto, ¿verdad? Mi… mi corazón late más deprisa que antes… la sola idea de que aquello pueda ser verdad me ha espantado… pero… ¿y si lo fuera?
Creo que terminaré volviéndome loca antes de enterarme de lo que está sucediendo. Este eterno cuestionamiento solo consigue que vuelva más irreal y confuso lo que está sucediendo. ¿Habrá otros que pensarán como yo, devanándose los sesos por encontrar una respuesta a este cambio repentino? Si los hay, deben encontrarse aislados como yo, atrapados entre miles de otras personas que viven su vida como si nunca hubiera ocurrido algo anómalo. Solo veo eso, a donde quiera que vea solo consigo encontrar eso…
¿Quién querrá explicarme lo que sucede? ¿Alguien se atreverá o todos actuarán como Sarah? O… ¿habrá algo más? No, eso no puede ser… es decir, la explosión de aquel foco fue mera casualidad… ¿cierto? ¡Vamos! ¡Sí! ¡Eso debe ser! ¡Cómo me voy a estar cuestionando cosas como esas! No es posible que algo… o… alguien…
¿Por qué será que aquel sueño reverbera en mi cabeza?
No… son solo sugestiones mías…
Eso debe ser…
Será mejor que me duerma de una vez, si no mañana no me podré levantar de la cama… otra vez. Eso ya se está transformando en un hábito, aunque bastante agradable diría yo…










¿Y mis padres? ¿Conocerán la verdad? Porque, por último, ellos deberían estar dispuestos a contármela, ¿o no? Después de todo, son mis padres…
¡Sí!, ellos deben recordar aquellos días de sol que yo recuerdo, cuando íbamos a la playa. Yo era muy pequeña, pero no me puedo olvidar de algo tan placentero.
Pero…
¿Y qué ha pasado con todas aquellas fotos? ¿Por qué nunca las he vuelto a ver? ¿Cuándo desaparecieron? Ahora que lo pienso, solían estar visibles, en el comedor, en el living, en su cuarto… Pero ahora, no están… ¿Cuándo las quitaron? ¿En qué momento las guardaron que yo no recuerdo? ¿Qué ha sucedido…?
¿Y los videos? ¿Aquellas cintas?
¿Esos álbumes de fotos? ¿Los recuerdos de su luna de miel?
Yo recuerdo haber visto todo eso alguna vez… aquellas imágenes, aquellos recuerdos, aquellos objetos que testifican un hecho del pasado que la memoria por su fragilidad puede olvidar o no recordar con tanto detalle… ¿Qué pasó con aquellas pruebas que también atestiguan que la luz una vez compartió el cielo con la oscuridad?
¿Qué demonios ha sucedido?
¡Tiene que haber una prueba en alguna parte! ¡Lo que sea! ¡Lo buscaré antes de que termine de enloquecer!
<< AnteriorSiguiente >>

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Anímate a dejar tu comentario!