viernes, 17 de febrero de 2012

Yeong-Mi (Fragmento 1)





  Yeong-Mi no pudo aguantar la sorpresa al observar. Su rostro se descompuso completamente y sin que se diera cuenta las lágrimas empezaron a rodar por sus mejillas. Sintió una dolorosa presión en el pecho y, cuando intentó suavizarla con sus manos, se dio cuenta que era su corazón que se estaba marchitando. Intentó cerrar sus ojos con violencia y limpiar las lágrimas que se agolpaban y nublaban su visión, quizá había visto mal y el cansancio le había jugado una cruel pasada. Por primera vez rezó a todas esas deidades en las que nunca había creído para que aquello no fuera verdad, sino un montaje, una pesadilla o una alucinación. Refregaba sus ojos sin cesar, pero no podía evitar que las lágrimas siguieran saliendo. Su corazón no dejaba de latir y con cada palpitación el dolor aumentaba. En ese maldito momento se dio cuenta de lo tranquila que estaba la noche, no podía percibir ningún otro ruido más que el de las hirientes carcajadas que profería aquella mujer que sostenía la muñeca de su Oppa[1]… Pero no, ya no era su Oppa… Todas aquellas palabras, promesas y sueños habían sido destrozados en un instante, ya no existían más que como un amargo recuerdo. El anillo dorado brillaba con insistencia, de una manera que lastimaba los ojos de Yeong-Mi, pero lo que más le dolía era ver aquella réplica engarzada en el delgado y largo dedo de la mujer que se lo enseñaba complacida. Era como un animal marcando su territorio.




[1]: Nombre usado por una mujer para referirse a un hombre mayor a ella.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Anímate a dejar tu comentario!